Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 25 octubre 2008

unos dias discretísimos

1
El sueño profundo invade
sólo en las colas de supermercados
y sentado en el metro
mirándose
innecesariamente
los dedos:
Aquí las sabanas duermen yo nada más las acompaño.

2
Quizá sea cosa de esperar
la tercera guerra mundial
tomando té con los amigos.

3
Me he devuelto del día
Y fuera hay sol.
Mucho sol
reflejado en mujeres con vestidos floreados
y estoy devuelto
sobre mi cama
a una hora imprudente
y estúpida
esperando su voz
o algo

4
Monedas en el suelo.
Boletas, papeles, tazas.
La mochila muerta.
Las piernas colgando de la cama la cabeza doblada contra la muralla en falso suplicio.
Con decir que no prendo ni la tele ni siquiera prendo algo interior parecido a un centro fosforecente de vitalidad intemporal.
Pongo al mundo en mute en epojé en no quiero ni una gueá

5
Finalmente
me duermo contra todo,
de 7 a 9 pm:
Gané con atajo.

Anuncios

Read Full Post »

al principio, invierno

Sábado 27 de julio

En la universidad yo la miraba siempre cautelosamente y ella en cambio me saludaba con desparpajo, con un beso directo en la cara que me dejaba callado. La primera vez que la vi le mire los pies. Eso se lo dije porque lo recuerdo bien y porque de hecho esa fue la primera vez que la vi, la jotié (primero había puesto “deseé”, pero por algún extraño motivo “jotié” suena menos calentón, mas juvenil y menos novelesco que “desear”, pero en fin, como decía) la jotié y acto seguido me inhibí. Hacia como que estaba mirando algún detalle del suelo cuando en realidad veía sus menudos pies, sus dedos, sus talones, el movimiento despreocupado de un pie pelado en una clase que no recuerdo. Estoy seguro que escribí una mínima poesía sobre ese simplísimo detalle, algo sobre la frescura de un pie femenino, pero no la encuentro. Hacia calor y no podía verle la cara porque estaba justo a mi lado. Hacia calor y ella llevaba flores. Alguien le daba flores y yo no la conocía y era linda. Eso era todo. No había nada que hacer. Saludaba efusivamente a todos así que no me sentía privilegiado. No tenía mayores referencias así que solo sabia que era linda y un poco gritona.

Viernes 08 de agosto

Dormí con la parte de abajo del piyama de la Camila, no puesta sino que en la mano. Algo hay de su olor que no es sólo el cuerpo sino detergentes, suavizantes, colonias, planchados, etc. -así mismo como se supone que no hay sujeto concreto sino procesos de subjetivación y determinaciones culturales-, pero como sea, bajo estas circunstancias eso se vuelve un cuerpo sin ningún problema.

Read Full Post »

el diógenes del gas

Soñé que el tipo del gas se escondía dentro del balón de gas y no había que decirle a nadie que el había decidido vivir ahí. De algún modo, guardando el secreto, tendríamos gas para siempre.

Read Full Post »

Soñé que el cajero automático me hablaba como a Neo su computadora en el principio de Matrix. Me decía que no había ninguna realidad paralela y que mejor encontrara trabajo luego.

Read Full Post »

robando libros

Soñé que planeábamos un robo a una bodega de libros. Nos camuflábamos de vagabundos para estudiar el lugar. Entremedio sucedían unas divagaciones entre si, después del robo, seguir viviendo como vagabundo explícitamente o bien continuar nuestra vagabundez implícita, es decir, seguir siendo estudiantes. Se trataría de un robo para consumo individual de modo que bastaría con una mochila por persona. Conveníamos en que seria apropiado fabricarse una mascara del escritor preferido de cada uno para que fuese un acto más festivo. El día del atraco me acompañaba Carver, Vila-Matas y Neruda. Neruda, como el negro de la película, moría al principio. Absurdamente, caía desde un muro que todos trepamos sin problemas. Yo no se qué escritor era. Fue una cosa de entrar y salir. Me preocupe de robar muchos libros de no más de 200 páginas pensando en la capacidad de la mochila.

Read Full Post »

Soñé que estaba almorzando con una familia que no era la mía. Tenía la sensación de que si se daban cuenta de que yo había estado allí comiendo de todo y sabiéndome infamiliar se iban a abalanzar sobre mí. Había unas cuantas pistolas sobre la mesa y un ánimo implícito de violencia. Había animales muertos también, no cocidos ni bien presentados para comer sino con pelos y tripas feas saliendo. Una horrible señora golpeaba una carne con sus zapatos para ablandarla mientras hablaba sobre la importancia de votar por tal o cual candidato. La conversación era compulsiva y entrecruzada. Entonces decidía que lo mejor era vomitar y decirles la verdad, de ser posible, al mismo tiempo que vomitaba. Y así lo hice sólo que camine a través de la mesa y termine vomitando encima de la horrible señora que todavía golpeaba la carne con sus zapatos.

Read Full Post »

el aro

Soñé que estaba en Curicò en el patio de mi casa y de pronto en el techo aparecía una niña con vestido rojo moviéndose como esta cabra del aro que sale de la tele. Estaba sobre el techo e imitaba el movimiento de un pájaro con el cuello. Entonces me paralizaba y no me salía la voz. A duras penas me entro a la casa mientras ella avanza. Fuera de si, le aviso a mi mamá, le digo que la vecina loca algo va a hacer, que esta en el techo. Entonces no es un fantasma ni nada, es la vecina loca con efectos película china de terror. Pero mi mamá no le toma el peso y yo salgo a la calle a avisar a la casa vecina. Cuando salgo ella salta, caminó por el techo, avanzo hasta el frontis y se lanzo sobre un auto. Avanza con un pie quebrado hacia mí. Me entro de nuevo y estoy peor que una mujer en película de terror, lloro y grito.

Read Full Post »