Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 30 octubre 2011

1
“No queremos que los pobres terminen subsidiando la educación de los ricos”, dice el gobierno ante la gratuidad. Da risa. Como gobierno, debe ser la primera vez que usan la palabra “ricos”. Frases hechas para ganarse a la dueña de casa asustada y al televidente irreflexivo; frases que funcionan sin contexto, sin mencionar la renacionalización del cobre ni una reforma tributaria que equilibre la balanza. A los que se les arruga la cara al hablar de lucha de clases hoy, es porque pueden perder algo. O porque ya fracasaron y quieren que los conceptos fracasen con ellos. Pero los conceptos les pertenecen a los que los realizan acorde a una voluntad popular. Y esa voluntad popular tiene un derecho de actualización infinito. Es simple. Los análisis pueden ser complejos, sí, pero un viejo horizonte nos hace palpitar al unísono. Cuando alguien gana 100 veces más que otro y su gasto en fuerza y nervios es igual o menor que el de ese último eslabón de la cadena, estamos ante toda una estructura de legitimaciones que se interponen entre nosotros y la realidad que queremos. Toda esa realidad debe ser atacada. Claro que hay días, semanas, e incluso meses, en que se nota más que en otros, que eso que queremos, lo queremos realmente. Todo cuerpo se inmuniza para no comprender lenguajes peligrosos, y uno que es de los que no tiene casi nada que perder, junto con los que, incluso pudiendo perder privilegios, apoyan la lucha, más los otros que no tienen absolutamente nada que perder, no podemos sino continuar siendo un lenguaje peligroso.

2
Esa gente que dice que las actuales marchas les traen recuerdos del pasado, del oscuro pasado. Puedo verlos agarrados a los pies de la Ley como un Padre protector que tiene el monopolio de la violencia ¿Qué más cómodo que eso? El tono de satisfacción que ocultan tras su neutral preocupación porque no haya divisiones. La satisfacción y las recomendaciones de cordura de quienes nunca han sentido que la Historia de un pueblo les pasa, aunque sea durante unos segundos, por las venas.

3
El diputado Enrique Estay de la UDI que trató de quitar la bandera por la educación desplegada en el congreso es un signo grosero de desesperación del cual no hay que colgarse. La desesperación general del gobierno es mucho más sutil que eso. No les interesa quitar una o dos banderas sino acabar con el germen.

4
El deber cívico de hacer recagar la publicidad. Ningún anuncio merece mantenerse en pie. Desfigurar, intervenir, romper o quemar. De preferencia intervenir. El ciudadano que cuida su publicidad, lo comprendemos, pero que se aparte. La publicidad es el vigilante quieto del capitalismo. La musa captora del deseo. La codificación de lo peor de cada época presentado como naturaleza del mundo.

5
Estar o no de acuerdo con los encapuchados y la violencia es como estar o no de acuerdo con que llueva. Sobre todo si éste sistema produce la evaporación y la condensación. “Condenar la violencia”, otro término ético abstracto que sirve sólo para encuestas televisivas. Esa parte “natural” de la violencia social que resiste y enseña los dientes, en cualquier caso, no es la violencia de masas real a la que deberíamos apostar. Las barricadas son la punta, el filo de la lanza que en un comienzo nos vuelve visibles, iluminan la ciudad y huelen bien, pero no hay que pontificarlas. La real violencia es comprender que la guerra ya está andando y comportarse a la altura de las circunstancias, en las calles repletas, pero también en las sobremesas familiares y en la cola del supermercado. Cada uno un caballo de troya.

Read Full Post »

septiembre

“¿Cuándo tendré tiempo para no leer tantas cosas?” (Karl Kraus)

*
Las casas japonesas. Los infinitos pocillos sobre la mesa. La amplitud. Las puertas correderas. Los ventanales. Sacarse los zapatos al entrar. Las teteras humeantes. Algo así quiero, en general.

*
Son las maneras de desear el bien al otro las que están gastadas. Una mirada igual de asustada pero que no huye, un brazo en el hombro que tirita: gestos que no son garantía de nada y que nos tocan más que la promesa hollywoodense de que nena, todo va a estar bien porque YO lo digo. ¿Qué podemos querer realmente para otros que ya no queramos para nosotros?, ¿Confabulaciones del destino que lo dispongan todo a favor? Termina siendo un problema cuantitativo. Entonces qué es lo que salva: pequeños impulsos, pasadizos secretos, micromilagros, que pongan en movimiento una fuerza ya existente. Lo único que puedo y quiero desearle al otro son lecturas maravillosas de lo ordinario y lo absurdo.

*
“No soy tan tonto como para igualar lo que pasa bajo los efectos de la influencia de la mezcalina o cualquier otra droga, preparada o preparable en el futuro, con la realización del fin y el propósito último de la vida humana: la iluminación, la Visión Beatífica. Todo lo que estoy sugiriendo es que la experiencia con mezcalina es lo que los teólogos católicos llaman “una gracia gratuita”, no necesariamente la salvación, pero una ayuda potencial que hay que aceptar agradecidamente, si está disponible. Ser sacudido fuera de las raíces de la percepción ordinaria, que se le enseñen a uno durante unas pocas horas sin tiempo el mundo interior y el mundo exterior -no como aparecen a un animal obsesionado con la supervivencia o a un humano obsesionado con las palabras y los conceptos, sino como son aprehendidos, directa e incondicionalmente, por la Gran Mente- es una experiencia de inestimable valor para todos” (Aldous Huxley, Las puertas de la percepción)

*
“JAJAJAJ puta nico, la verdad me ha ocupado la mente eso, y mejor hablamos en vivo qué sentido tiene tomar esta guea en estos momentos del país y de uno mismo, sólo diré que nos llevo la media fe en cuanto a “grupo humano”, sin feli quedamos medios cojos pero bueh, le llevamos dentro…. y vendrán otras veces más, bruno tiene caleta… la otra noche me leí de un tirón las puertas de la percepción de huxley y siento que conocer los efectos y el rango de experiencias posibles le da aun mas sentido al asunto. Me interesa saber a qué nos enfrentamos y leí hartas gueas ya. En el fondo es retroceder en la historia de las percepciones hasta llegar a cierto estado primitivo de contemplación (la mezcalina le quita el azúcar al cerebro o algo así, y la visión es lo que más se ve afectado, perdiendo su “aprendizaje”, esa infinidad de mediaciones que hacen que veamos la realidad de determinada manera (una manera que es un sistema económico, una cultura, etc))… Ahora lo brígido es que este retroceso perceptivo no es teórico sino práctico, y he ahí el peligro de mala volada: sentir en sí mismo la arbitrariedad de ser esto que se es, en sentido biográfico y genérico, enajenarse de esta maquinaria perceptiva específica y luego volver. Sensación de neo la primera vez que entra a la Matrix y ya no sabe cuál es la realidad. Ahora, tenemos el plus histórico-político de saber que la realidad es social que la naturaleza es creada que el ser es una actividad y no un ente quieto y bla bla bla… demás que eso nos ayudara a no irnos en mala volá de neo-matrix… pero aun así, y este es el punto que creo que lo conecta todo, creo que hay un saber desplazado acerca de cierta sabiduría ancestral. Todo lo místico ha sido socializado con colores muy pencas, con lugares muy pencas, y con gente muy penca… muy de reiki dominical o teorías vagas acerca de estar bien con “la energía”…. pero qué chuchas es esa energía… bueh, que a eso vamos, a ese encontrón…”

*
Los efectos de un mal viaje pueden ser suavizados con 20 mg de diacepam (Valium®) o suspenderse con 50 mg de clorpromazina (Largactil®) o haloperidol (Haldol®).

*
Balanzas de la posmodernidad: machismo en los productos culturales masivos y preocupación por la mujer en las políticas públicas.

*
BAÑOS MORALES
Un grupo heterogéneo, sin tradición. Chispazos de comunión. Echo en falta a los Felis y Brunos. Siempre la montaña fue con ellos.
Nunca había visto nevar. Conocía la nieve pero no su formación.
El San Pedro no nos hizo nada. Un poco de languidez y achinamiento pero nada.
Jugamos Scrabble. Después la Eileen nos hace un dictado en inglés.
Ritmos y canciones ridículas a partir del tedio contemplativo. Perro de nieve perro de nieve perro de nieeeeveee. Con FK cualquier absurdo es susceptible de ritmo.
Nico duerme siesta. Encontré un vino dulce añejado. Aun queda luz y termino la carta al padre de Kafka. Aquí no hay nada que hacer. Me agrada. Que sean super pocas las elecciones posibles. Quizá hacer una sopa. Traer las velas a la mesa. Recién sonaron los pasos y pensé que alguien venia y salí al encuentro pero era un perro. En realidad estoy terribleaburrio. Pero me gusta enfrentarme a pocas elecciones.
Todos se van y nos venimos a dedo con nico. Un camionero se apiada. A los minutos ya agarró vuelo y está contando sus historias de camionero. El momento cúlmine de silencio y mirarnos las caras con nico es cuando el tipo nos cuenta como si nada que un día x pillaron a un gueón con una lavadora robada arriba de los techos y como la puerta giratoria y todo eso decidieron molerlo a golpes y tirarlo a un rio con unos amigos.

*
“Cabe cerrarse al mundo toda la semana. Pero hay una penetrante sensación de domingo a la que no podemos hurtarnos ni en un tragaluz, ni en la cumbre de una montaña, ni siquiera en un ascensor.” (Karl Kraus)

*
Sinfonía 1964 con feli en el teatro de la chile. Una guea tremenda. Agitación quieta. Caos pero ritmo.

*
13 vueltas al Estadio la granja con Bruno. Por los altoparlantes suena esa canción “correle correle correlaa” ¿Illapu? Cuando pasamos por el lado de los altoparlantes nos pegamos “un Illapu” (idea de Bruno), es decir, un aumento de velocidad que nos deja pa la cagá. Durante las primeras seis vueltas hablamos de las tesis. Quedaría bien un programa corto de entrevistas con el autor trotando. Se dicen cosas muy distintas cuando no queda otra que escoger bien unas pocas palabras. Vuelta 11: “no puedo más Illapus Bruno”.

*
“Mientras mis compañeros sacaban malas notas en conducta por dejar libros tirados debajo del pupitre, yo era un alumno modelo, porque atendía cada palabra del profesor para observar sus ridiculeces.” (Karl Kraus)

*
Cuando alguien nos interrumpe y nos molestamos lo que nos molesta es descubrir una y otra vez que creemos que uno tiene ante sí más derechos a interrumpirse que los otros.

*
Invento: 70% agua, 30% leche, café y milo.

*
¿Cuántas posibilidades habían de que trotando un grifo se enganchara con el bolsillo del chor y este se rajara por la mitad y tuviera que devolverme? cada vez que me pasa algo asi siento ese extraño orgullo de “a nadie más le ha pasado esto”.

*
Lo más temprano que consigo despertar es a las 11 am. Todo transcurre lento y torpe hasta la 1. Si tan solo pudiera amanecer vestido bien despierto ya desayunado y sentado en cualquier lugar lejos de esta pieza leyendo para la tesis. Mis ridículas temporadas de voluntad que nunca duran lo suficiente. Es extraño pero todos los días que despierto temprano y medito las cosas andan bien. Medito, o sea, empiezo a restar y a sentir la resta. Un barrer suave. Un sacudir.

*
“El escándalo comienza cuando la policía le pone fin.” (Karl Kraus)

*
El 70% de las ganas de trabajar y tener algún tipo de rutina más exigente son las ganas de escribir sobre eso.

*
Todas las tardes a la cineteca. A puro Raúl Ruiz. Anoto un par de cosas viendo La vocación suspendida: La gracia como impulso colectivo al misterio. Virilidad y círculo vicioso: industrialización  proletariado  revolución  opresión. Iglesia y matriarcado. La máxima expresión de la virilidad son las cámaras de tortura. Bienaventuranzas y seducción.
Una cruz simétrica. Arriba Cristo abajo San Pedro.

*
Trotando soy jinete de mí mismo. Un caballo duro de roer. Avanzo por el delgado cemento de la carretera. En los tramos que se vuelve muy delgado corro por miedo a los camiones, mis rodillas lo notan. Las imagino cediendo hacia arriba, quebrándose. Trato de mentalizarlas como bolas de piedra y así se vuelven bolas de piedra. Voy por la carretera hacia Sarmiento. Vacas. Peladeros. Grandes pájaros chillones. Esos 15 minutos en que el cielo tiene un tono distinto cada minuto. No había usado esta ruta antes, o sea, no había llegado hasta tan lejos. Lo desconocido del camino lo vuelve menos apremiante. Mañana extiendo unos minutos la ruta y así, hasta poder ser como Murakami.

*
Parece que pensar y hablar sobre dios es super poco sexy.

Read Full Post »