Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘contra (el) (un) futuro’ Category

1. Aunque te insten a levantarte de donde estas sentado y ni siquiera te toquen, es violencia. Aunque te insten a circular en la dirección opuesta a la que te dirigías, es violencia. La tecnología de maniobrar masas en vistas de peligros ficticios, es pura violencia. Era obvio que hoy día iba a quedar la zorra si no permitían la marcha. Hasta la señora reaccionaria que la tele siempre busca para entrevistar está de acuerdo en que hoy día el gobierno la cagó. Ahora, los que reclaman que el vandalismo, que los descolgados, que los desmanes, que vayan a la ley común y corriente, ¿por qué los que convocan o los ciudadanos que marchan deberían hacerse cargo? Mejor que sean más eficaces a la hora de agarrar al flaiterio, al oportunista, al que anda jugando al desorden. En vez de andar disfrazando pacos de estudiantes para incitar y justificar la violencia, en vez de andar lanzando lacrimógenas que no discriminan entre hombres niños, embarazadas, asmáticos o alguien (como yo) que en la mañana se dirigía al café literario del parque Bustamante, podrían ser más tácticos y, por ejemplo, tener pacos ninja apostados sobre los edificios que bajen por cuerda cuando están saqueando un local.

2. Avanza el bloque de tortugas ninjas. Pienso en 300, la película. Estoy mirando apoyado en la reja (abierta, por si acaso) del depto de Feli, en Vicuña con Eulogia Sánchez. Mientras avanzan algunos pacos se envalentonan y van pegándole lumazos a los postes a los árboles y a sus propias rodilleras. En ese instante no puedo sino soltar una tremenda carcajada. Me esfuerzo para que la oigan. Pasan por mi lado y sorbeteo mi leche con frutilla. ¿Les enseñaran esas cosas en “Tácticas de Intimidación 1”?

3. Se debe superar ese naturalismo, ese reaccionar instintivamente con barricadas y piedras a la represión, por muy jodida que sea, y pasar hacia una estrategia de violencias inesperadas no sólo para los aparatos represivos sino también para los medios de comunicación. Violencias que no sean inmediatamente traducibles, capturables. Un buen indicio es que nadie entienda inmediatamente qué está pasando. Sospechar de todo lo que se deja entender rápidamente. Por ejemplo, tomarse todas las esquinas de Santiago con grupos de no más de cinco personas, con carteles, con representaciones de fogatas echas de cartón, etc. No habría alteración del orden público, no habría violencia, quizá por lo disperso del asunto se perdería la efectividad del acontecimiento, entonces lo que habría que hacer sería hacer que esos pequeños grupos marcharan de esquina a esquina y que en algún momento uno de esos grupos de las cuatro esquinas marchara en dirección a otro sector de cuatro esquinas en un relevo perfectamente sincronizado que en su totalidad diera la sensación de una marcha en red. De este modo los pacos no podrían hacer nada, no habría alteración a su bienpreciado orden público; cualquier tentativa de represión a una estrategia de movilización como esta sólo serviría para que la policía fuese perdiendo (aún más) su legitimidad ante la ciudadanía.

4. En cuanto a hoy, cuando ya ni siquiera está permitido reunirse; cuando una marcha es dispersada antes de empezar; cuando vi que un guanaco le chantó el chorro encima a un par de estudiantes que estaban sentadas; cuando veis y escuchai las conversaciones de los pacos que CREEN en lo que están haciendo… hasta el más sensato siente ganas de destruir algo, de arrojarse con el cuerpo por último encima de un paco, de cruzar el límite arbitrariamente impuesto, aunque no haya necesidad, aunque no sirva de nada. Es un gallito de fuerzas que no lleva a nada, sí, pero puta que dan ganas de jugarlo en un día como hoy.

5. Prohibiciones como estas no deben verse por sí mismas, como una eventualidad, como contingencia, sino como el único tipo de dialogo que los gobiernos tienen cuando creen estar seguros de algo que contradice al pueblo. Tener presente que así funciona el amor desesperado del Estado.

6. Paco quitando y luego arrastrando un lienzo. ¿No es eso robo a la propiedad privada? ¿No hay inversión de tiempo y materiales en la construcción de ciertos lienzos? La miserable cara de triunfo del paco gordo y la conchasumadre que te pario ni tu mamá te quiere paco culiao.

7. Ahora estoy en el balcón donde F, hago como que los grabo con mi celular que no tiene cámara. Hay buen audio del asunto hay unos cuantos grupos de pacos desviando a la gente y justo un paco detiene a un cabro y le indica la mochila el joven se la pasa “ábrela bos pos gueón” el joven accede el paco va sacando cosas y tirándolas al suelo. No halla nada. El joven recoge sus cosas. Grabo todo con mi cámara falsa. Luego, otro cabro que es desviado por el paco hacia el parque forestal le dice a éste que no quiere dirigirse hacia allá porque está lleno de lacrimógenas y el señor carabinero le dice “no gueis pos cabro culiao” y yo ahora desde la ventana lateral por Elogia Sánchez le grito “como que cabro culiao, paco reculiao… te tengo grabao” y el paco reculiao grita hacia arriba “qué andai sapeando” y después nadie dice nada y me quedo mirando largo rato haciendo grabaciones falsas con mi celular.

8. ¿Qué es el orden público, en cualquier caso? Hay infinitas maneras de caminar y trasladar y usar los cuerpos. Hay infinitas maneras de comunicarse y usar los espacios públicos. En realidad, cuando dicen alteración del orden público, lo que quieren decir es alteración del orden comercial y de la fluida circulación de la población que vuelve del trabajo a su casa a ver yingo y las noticias en las que legitimamos ese orden publico para luego, a través de ese orden público, poder llegar a la hora al trabajo.

9. Acotación de Feli: en cuanto a la televisación de los disturbios, debería aplicarse la misma lógica de la FIFA: no mostrar a esos pocos pelotudos que destruyen la indumentaria pública del mismo modo que en el fútbol no se muestra al tipo que se mete empelota a correr por la cancha en medio del partido.

10. Ya en la tarde. Me junto con L en el GAM. Cierran a las 6 así que nos venimos pa la casa. Varios amigos me dicen que vayamos a la marcha pero me niego y les digo que ya se sabe el desenlace. No tengo ganas de andar corriendo como Tom y Jerry. Y bueh, en un semáforo en rojo de plaza Italia un guanaco no espera que den la verde y nos moja a todos. Super buena estrategia. Los autos paran en seco y corremos. O sea corren. Yo tengo rabia. Rabia de esa que te da una seguridad desmedida. Camino con las palmas de las manos hacia arriba y escupiendo agua. Me saco los lentes al lado de un paco y los sacudo ¿Qué estará pensando ese chuchesumadre? Increpo a cada paco de mierda que me topo. Quiero saber cómo hacen la distinción entre gente que se está agrupando y gente que sencillamente va pasando por ahí y queda casualmente agrupada. Es una crítica interna, les digo, asumiendo la prohibición misma, cómo hacen esa distinción. Como buen paco no mira a los ojos y balbucea cualquier guea, cualquier frase como “circule”. Reviso la mochila y menos mal no traspasó hacia el notebuk ni hacia los libros. ¿Debía irme por otro lugar para no ser mojado? ¿Me lo indicaron previamente? ¿Dijeron que estaba prohibido transitar, desplazarse por Baquedano, y esperar para cruzar junto a una luz roja? ¿Se preocuparon de tener vías alternativas de escape para la gente que no quisiera “darles cara” como vi que uno envalentonados jovenzuelos decían? ¿Hubo un plan acaso o la guea más que dispersar fue entrampar a la gente no más? Daba pena ver las pobres señoras, o ancianos, los más cagaos de todos, ahogados, apoyados contra cualquier vericueto. Hoy la gente le tenía miedo a los pacos y no a otra cosa. Y eso es algo que no veía con tanta crudeza hace nunca quizá.

Anuncios

Read Full Post »

En un tiempo más habrán visual-garrero-lacanianos, poke-nihil-veganos, faranduleros-nazi… y los teoricos de turno verán allí, para variar, los mensajes encriptados que la cultura trata de enviarse a sí misma. Ellos, por cierto, serán los traductores certificados, los expertos, esos que por su inofensividad radical se han ganado los diez segundos del noticiario en los cuales se dice lo que es de sentido común pero embellecido. Y traduciran idiotamente (es decir con academicismo puro) esta enajenación en una serie de propuestas. Asi, vanguardizando de más en vez de ir a las causas ecónomicas y politicas del asunto, optarán una vez más por rellenar ellos mismos los vacíos argumentativos de estas nuevas tribus de la inclusividad (asi les llamarán, estoy seguro), dándoles su único sentido posible, a saber, el del acontecimiento que se suma docilmente a la serie de los acontecimientos.

Read Full Post »