Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 20 marzo 2009

TP

Lo otro seria hacer alguna, tan solo una, de todas esas cosas de las que uno habla largamente y no lleva a cabo nunca. Desde una publicación a un esporádico grupo de terrorismo poético, son actividades que trascienden a los sujetos como tales de modo que suelen ser más convocadoras, porque en esos casos la amistad es accesoria y lo que está en juego es una cosa mayor. Pero cuesta que los ánimos coincidan. Ahora mismo Julio anda en una época de nihilismo atrozmente divertido que se me anda inyectando eventualmente mientras se queda conmigo en la pieza hablándose a si mismo en voz alta. Pienso en la Betania y en que nunca la he odio quejarse de no tener ganas de hacer cosas. Por el contrario, siempre se ha quejado de los obstáculos, casi siempre económicos o familiares (y eventualmente emocional-amorosos), para llegar a cabo sus cosas. El último recuerdo que tengo de proyectos al voleo es con Bruno en Baños Morales tomando cerveza y pensando en la práctica del terrorismo poético. Ese día dejamos de lado todas las dificultades acerca de cómo aunar gente y la coincidencia de ánimos y la escasez de recursos y en vez de eso acordamos que todo debe partir con un acto individual, de a dos o tres, que corte, que haga el trazo, que prenda la chispa y que, de algún modo, cargue con todo el jaleo crítico que uno anda trayendo. El problema es que ya existieron las vanguardias que el diseño y la publicidad y la arquitectura masticaron y suavizaron. Es el ego de querer hacer algo monumental; pero también es el fracaso histórico de querer obrar la vida cotidiana. Aunque sea un acto mínimo uno quiere quedar fuera. Quedar fuera pero abarcarlo todo de un manotazo. Habíamos pensado en secuestros aleatorios de perros, ensamblarles carteles acá, con un sistema de arneses que incluso habíamos empezado a dibujar, y echarlos nuevamente a la calle como mensajeros. Que el acto mismo sea un contenido es algo que no debería interesar tanto como la posibilidad del contenido explicito que podría ponerse a circular en los carteles. La performatividad como contenido es algo de lo que podrán ocuparse los rumiadores de la teoría del arte. Los rayados callejeros que uno puede ver dejan la vara bastante baja en cuanto a los argumentos mismos con sus rimas y antagonismos añejos. Habría que empezar por ahí, por lo menos para balancear el contemporáneo y excesivo desplante que sigue careciendo de fundamentos. Habría que encontrar la clave entre lo panfletario, lo literario, y la crítica dura. Imagino que valdría la pena intentarlo. Sin embargo, asumo que sería una cuestión meramente satisfactoria, por si misma no serviría de nada, habría que seguirla de más actividades, todas ojalá sin sujeto, en parte para evitar cualquier tipo de problemas contingentes con la legalidad y en parte para evitar cualquier protagonismo o caracterización. El anonimato es una cuestión no sólo de elegancia sino de estrategia, porque lo que se necesita no es engrosar el catalogo de oposiciones locales del individuo con la ley, el estado, el mercado, etc.; lo que se necesita (también) es la critica continua a la vida que posibilita esa ley, ese estado y ese mercado, un hacer critico que competa a cada momento de la vida, una vida en tensión constante que sustente el trabajo paralelo de la política efectiva que, por cierto, yo desconozco absolutamente.

Read Full Post »

economias de la amistad

No pasa mucho. Nada de sucesos. Es una continuidad inofensiva. Ha llegado Julio, ayer, anteayer, es casi lo mismo, porque en realidad no hay ni días en el continuo éste que nos traspasa sentados o caminando o jugando pinpón, con Julio ha llegado también el retraimiento social y la inacción, la inacción en movimiento, la inacción viendo tele, o es que como no me queda saldo en el cel ya no llamo a nadie, más encima nos vinimos de la u a ver como perdía Fernando Gonzalez. Lo mas rescatable de todo son los seminarios de Pérez, cuatro cursos con Pérez a la semana es algo que se agradece. Hoy fuimos con Feli a inaugurar los miércoles hegelianos.

(…)

La mayoría de mis amigos no se conocen entre sí, hablábamos de esto mismo con la Mariela el otro día, de los amigos que uno tiene que no tienen nada que ver entre sí. Al final todo ese mundo se deja a la suerte, como si fuera macabro hacer economías de la amistad. Pero a mi me está aburriendo juntarme de a uno no más. Uno tiene tantos amigos, tantos números de celular, tantos vecinos, pero por lo mismo se vuelve tan difícil combinar adecuadamente las actividades específicas con las gentes. Carretear es la unidad estándar para mezclar a destajo, como si todo estuviera justificado, en cambio no se puede invitar a cualquier persona a ver una película.

Read Full Post »

Nos reímos de las vestimentas que han traído algunos para el primer día de clases. Nos reímos de un gordo. Nos reímos de unos síndromes de daum que andan vendiendo comidita. No hay mucho que hacer así que imprimo un pdf que andaba trayendo y me voy. Lo anillo en una fotocopiadora, aunque me quedan dos mil pesos, gasto 600 que podrían ser yogur o pan, y es que pretendo leerlo antes que empiecen las clases como tales, que a todo esto empiezan en abril y mientras tanto tendré que entretenerme con un miserable ramo y, por supuesto, mi recientemente adquirida capacidad para llenar el tiempo libre que, por cierto, a estas calurosas horas entra en receso. Es como si a la mitad del día ya no fuera ningún día. Son las cuatro con doce de la tarde, si tuviera bicicleta, si tuviera amigos del básquetbol allí estaría, pero no los tengo, tampoco me queda plata en el cel para acordar nada con nadie, en estos casos uno espera, y mientras se espera se lee esta fotocopia nueva (Del asesinato considerado como una de las bellas artes, Thomas De Quincey) a ver que sale.

A las cinco páginas ya he puesto en mute la tele, al parecer una teleserie, y he apagado también la luz, para quedar en posición fetal durmiendo hasta las seis de la tarde. No se cómo es que el sueño invade tan rápido. Quizá sea una táctica de defensa contra las tardes solitarias. Despierto con la obnubilación agradable que siempre elogio tanto en estados de resfrio. Entro al baño con el mal de montano y es como si el sueño continuara por escrito, además, con la mínima actividad orgánica de hacer caca.

Salí a propósito al Líder que queda más lejos para pasear en estado post siesta. Se hacen video clips sin querer. Por ejemplo en las parejas del café literario de parque Bustamante paso escuchando Juana Molina y, luego, ya de vuelta por la Alameda atestada de gente, pongo In a landscape de John Cage. Me vuelvo de donde Mariela con la idea fija de salir a trotar y eso hago apenas llego. Antes me como un pan eso si, suponiendo que lo voy a eliminar inmediatamente con el sudor. Como siempre llego hasta irarrazaval y vuelvo. Feli llega mientras me baño. Antes de irse me deja esto en la pantalla:

“Aquí el teclado queda alto. Altísimo. Esta es una pincelada ruborizada, una intervención temporal. Estos días me he dado cuenta que no sé nada. Nada de nada.. No debería estar aquí. Me sé silencioso. No tengo apetencias de ningún tipo. Espero algo material que me salve de esta inmaterialidad ominosa en la cual estoy sumido”.

Read Full Post »

El escritorio del computador debe tener unos 10 años. De madera y barnizado, no alcanza a causar ninguna impresión pues está tan cubierto de cosas que sólo pueden verse los cajones. Encima un discretísimo computador, un subwoofer, y una repisa chica. Encima del subwoofer unos post-it y el molde de mis dientes antes de usar frenillos. El mouse pad es el programa del 18avo Festival de Música Contemporánea Chilena. Hay también, en el pequeño espacio desocupado, una taza negra de té también muy negro ya helado. Sobre la cpu se encuentra un juego de naipes UNO en su caja, una regla verde partida por la mitad llena de sujetadores y tres raspes de Lotería premiados: Tragamonedas, con 600 pesos; Banco, con 400 pesos; y Sueldo por 20 años también con 400 pesos.

Read Full Post »

Curicó vs Rangers

Almuerzo en el Baquedano, en un boliche de Baquedano que está en toda la esquina del teatro de la chile, allí donde mataron al nazi los garreros, o al revés, da lo mismo. Llego ahí y primero dudan en si prenderme la tele, le preguntan al jefe, les digo que almorzaré más tarde, en el entretiempo, y que mientras tanto quiero un café. Antes de traérmelo me preguntan dos veces, dos personas distintas, qué quiero servirme. El plato viene chorreado. Le han echado café hasta el tope, y el camarero lo ha puesto encima de la mesa y se ha quedado mirándome de modo tal que he llegado a pensar que es a propósito, que son de Rangers y quieren ver si el curicano les dice algo, sin embargo, en vez de ponerme a la defensiva, lo he tomado como señal de abundancia, de que han notado que no es lo mío pagar almuerzos y en realidad necesito tener cualquier cosa encima de la mesa mientras dure el partido. Pitazo inicial y automáticamente se me suelta un ¡Vamos Curicó! seguido de tres aplausos fuertes y pausados. Los primeros diez minutos son de Curicó, con dos tiros a boca de jarro sacados por el arquero y un perfecto travesaño de Johan Fuentes. Rangers hace el primer gol y luego Curicó empata y termina ganando dos a uno. Para el gol del empate ha llegado Feli súbitamente, lo he visto cuando ya se ha sentado sigilosamente a mi lado, casualmente vestido de albirrojo, con una bolsa de compras de farmacia. Al día siguiente me ha comentado lo ridículo que se ve uno desde fuera, desde la calle, sólo en un lugar, celebrando un gol frente a un pure con chuleta.

Read Full Post »

Ya de vuelta noto algo que quizá siempre había sabido pero que se me ha dado como una revelación: a las una de la mañana los perros trotan con determinación, van seguros a algún lugar, pasan rápido por el lado de uno y no hacen caso de la mano que los llama, seguramente buscando un lugar donde dormir, una actitud totalmente distinta de la actitud diurna, distraída, con trote también determinado pero, a fin de cuentas, más de paseo que el trote nocturno

(…)

Uno no sabe si seguir creyendo que estar con alguien se trate de cargar con una simetría de fidelidad. Uno, en estas especificas condiciones históricas, termina con la convicción de que todas las simetrías, todas las perfecciones amorosas, son aisladas y eventuales, y todo intento por descubrir de qué se trata y prolongar es señal de que la producción de asombro ya ha cesado. Lo único que no entiendo es cómo quiere la gente cuando quiere. A veces imagino que se puede seguir queriendo sólo por este ánimo comprensivo

(…)

Las horas muertas las paso durmiendo. Abajo un griterío de putas me despierta. Apago la luz para acechar. Es pelea entre mujeres sobre no sé qué diablos. Unas palomas en el borde bajo de la ventana, por el lado de afuera, duermen o descansan. Trato de alcanzar una con la mano pero vuela hasta otro borde. Vuelvo a mis siestas de quince minutos.

(…)

Dos de la mañana. Están todos en el living. Un poco de evasión. Aburre decir que a uno le aburre la gente. O como dice Tote King: “no hay nada más aburrido que un hombre que no se aburre”.

(…)

Ya ni sueño.

Read Full Post »

pero no soy de corrido

No me dice nada la luna que está redonda y entera enmarcada casi entre cables y árboles no me dice más que mírame o sácame una foto con tu celular que ni siquiera captura los momentos como deberían capturarse para subirlos a Facebook en colores irreales y llamativos y tu piensas perfecto mejor así dejo que se vaya no más y no guardo nada aunque sea por una falla técnica sin embargo igual me paro en un momento saco la foto en seguida la borro escribir es mentir en serio a veces también es rebotar en las mismas idioteces también es una forma de hablar sin ser interrumpido dice Renard por eso conversar le gana o debería ganarle a escribir aunque no haya mucho que decir acerca de o en esta ciudad voy caminando mientras oscurece pensando en que si alguna vez voy a vivir aquí tendría que buscar amigos trabajar en algo hacer el mismo camino todos los días ojala alguna vez pelear a combos en la noche y sangrar hace tiempo no sangro miento jamás he sangrado en una pelea salvo esa vez que dejé de hacer karate justamente cuando una guatona me pegó un maguachi en la cara y no paraba de sangrar en cualquier caso morir aquí en Curicó o en cualquier parte estaría bien porque dentro de la muerte hay otra muerte una y otra vez y en cada paso el tedio es menor y la gratitud se vuelve carne supongo también que mientras más avanzamos en la muerte menos hay que trabajarle un peso a nadie de algún modo uno se tranquiliza con cosas como esas incluso siendo un protocesante tranquiliza la falta de dios en general aunque yo vivo más bien intranquilo reciclo el nerviosismo el resultado está a la vista las uñas están a la vista marzo encima como la posibilidad de modificar repisas voluntad y costumbres alimenticias de algo sirve desconocerse durante mucho tiempo pillarse de pronto qué tanto ser o no ser el punto es ser de nuevo me conozco a mi mismo pero es eso todo nos dice Fitzgerald entonces uno se siente como una cita de sí mismo a veces pero el texto no está aquí eso es lo bueno quizá está afuera se mueve la gente se desconoce entre sí en actos consensuados y reconocidos por eso conversar no es cualquier cosa es un caos en orden y finalmente lo que uno dice en una conversación está al final en el todo y las partes a la vez pensemos por ejemplo en las pausas los giros para pasar de un tema a otro la única posibilidad de autenticidad está en los espacios en blanco pues la personalidad es aleatoria hoy por ejemplo me siento como Flanders digo que sí a todo no más debería acostarme debería tener pastillas para dormir en estos casos prendo la tele y por supuesto en menos de 10 segundos palabras como echo de sangre antisocial y desequilibrado me dicen que todavía se creen los razonables si supieran todo el odio sutil y no tan sutil si supiera la gente que cree que es de lo más simpática si supieran de los odios epistemológicos de uno un pobre diablo si supiera Matías del Río que yo lo considero un mero defensor del estado de derecho si supiera que si me invitara a su programa lo primero que yo le diría es que su cara y sus modos me parecen horribles y que se parece a Artie Sims un ex novio de Marge Simpson que por supuesto nadie conoce y después lo pondría en encrucijadas básicas partiendo por las teorías contractualistas me informaría con el Pablo sobre anarquismo o mejor aun iría con él y antes de irme haría una pausa diciéndole que quiero decir una última cosa muy importante para mi y me tiraría un peo para que vea que soy igual de ingenioso que el que ahora en el trece acaba de iniciar una nota sobre las rentas que se disparan con un titular que decía algo así como hasta los Simpson perdieron su casa por no pagar la hipoteca sacos de gueas tengo amigos mas ingeniosos y críticos que deberían estar ahí odio a todos los que tienen buenas intenciones y buscan la paz anquilosante que quieren las señoras gordas que no salen de sus livines con adornos ridículos mejor veo CSI justo lo pongo y el sospechoso dice estaba vivo cuando me fui éste es el capitulo en que de la nada saltan a una escena final en la que Sara y Grissom están conversando a punto de acostarse a dormir y a eso voy yo ahora aunque no tenga sueño ni Sara alguna porque quedé de almorzar mañana y por si no quedó claro Vila-Matas resume mi odiosidad en está última cita del Mal de Montano: “odio a la gente que es de una gran bondad porque nadie les ha dado la oportunidad de saber lo que es el mal y entonces elegir libremente el bien”

Read Full Post »

Older Posts »