Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 18 junio 2011

Usar la lluvia de alguna manera. Abrir cortinas y ventanas. Y respirar como robando. Agradecer hacia lo impreciso. Masticar las tardes quietas hasta que suelten su jugo. Un chicle gastado desde siempre. La promesa de sabor. Una viejita en los departamentos de en frente espía el mundo con la puerta entreabierta y la cabeza de tortuga asomada como si la lluvia fuera una pelea entre ebrios y hubiese que mantenerse al margen. Yo miro la lluvia como las peleas: con la ventana o puerta totalmente abierta y esperando que pase algo extraordinario. Que ya está pasando. Porque algo pasa. No es que sirva para decir que uno está bien o mal cuando te preguntan si estás bien o mal, ¿pero a quién le importa eso? Lo extraordinario es lo infraordinario. El agua rebota en los cables de la luz. A veces se queda ahí. Un punto blanco que no quiere caer. En realidad no sé qué hacer en absoluto y espero algún dictado algún rostro alguna voz que me tire como de un hilo hacia sí. “Soy material disponible para el milagro”. Me tumbo y soy consumido por Tokyo ya no nos quiere de Loriga. Allí también llueve. Soy llevado por esos párrafos. “Los días son a veces tan tristes que sencillamente no merecen la pena. No merece la pena correr, ni esperar, ni vigilar. Días tan tristes que no se merecen ni un esfuerzo, ni el más pequeño movimiento. Los días así hay que dejarlos correr como los trenes nocturnos.” Tristezas de tantos tipos que dan ganas de matar a los que arrancan del desastre como de la peste. Porque cuando amamos las vidas de los otros amamos el modo en que éstas aman su desastre, su infierno, y siguen adelante. Tristezas de tantos tipos que resulta imposible lamentarse. Aunque sólo encontremos cuerpos e infiernos que apenas queman. Tristezas que mastican, aprenden y no tienen nada que ver con estar triste.

Read Full Post »

mayo

APUNTES SOBRE LA CONSTRUCCIÓN DE UN CIELO
1. El cielo lo hicieron los pensamientos de los que vivieron pensando si había cielo o nó.
2. La energía vital de los que no creen en nada es la encargada de impulsar y trasladar ese material hacia arriba.
3. Toda la historia de las religiones y el sentido común platónico empujan y hunden al cielo hacia abajo como un toldo que resiste el agua. Pero no vemos el agua. Vemos sólo la tensión. Y la vemos sólo cuando está a punto de explotar
4. La tensión de esa curvatura hacia abajo y la distancia que nos separa de ella es lo que no se quiere o no se puede ver. Los santos son los que rompen a cabezazos el telón y nadan hacia arriba y vuelven con algo o nó.
5. Al llegar al cielo se nos dará una taza infinita de té y convertirán nuestros pies en pantuflas.
6…

*
“Hobbes no fue asesinado, nunca he logrado comprender por qué ni en virtud de qué principio. Esta es una omisión capital de los profesionales del siglo diecisiete, pues a todas luces se trata de un espléndido sujeto para el asesinato, salvo que era flaco y huesudo; por lo demás, puedo probar que tenía dinero y (lo cual es muy cómico) carecía de todo derecho a oponer la menor resistencia ya que, conforme a su propia tesis, el poder irresistible crea la más elevada especie de derecho, de modo que constituye rebelión, y de las más negras, el resistirse a ser asesinado cuando ante nosotros aparece una fuerza competente.”
(Thomas De Quincey, Del asesinato considerado como una de las Bellas Artes)

*
Se demora como una hora en juntarse toda la gente para salir a la marcha contra Hydroaisen. Estoy apoyado en un poste listo para salir a trotar o para salir corriendo arrancando de algo. En el fondo quisiera que esto último pasara, pero por lo menos en Plaza Italia todo transcurre tranquilamente. Imagino que un periodista se acerca y le digo: “Tanta gente junta no puede estar equivocada”. Después imagino que es una frase estúpida. La marcha se va como un rio enojado pero lento. Troto sin parar hasta irarrazaval y de vuelta paso a las máquinas. Llego muerto. Hay unas bellas mujeres cerca, en las máquinas aledañas. Escupo y jadeo. No me importa nada.

*
‎”Si uno empieza por permitirse un asesinato pronto no le da la importancia a robar, del robo pasa a la bebida y a la inobservancia del día del Señor, y se acaba por faltar a la buena educación y por dejar las cosas para el día siguiente”
(Thomas De Quincey, Del asesinato considerado como una de las Bellas Artes)

*
A partir de paseos con Bruno, dos posibles Fondart para el próximo año: 1) Una colección azarosa o delimitada de autores curicanos ya fallecidos. Investigación o también producción de pasado. Posibilidad de inventarse algún extraño poeta que vivió entre perros en el rio Guaiquillo. Para conseguir los fondos, darles el romanticismo provinciano premoderno, el rescate localista y excéntrico que requiere la cultura oficial para su legitimación (la única o la más popular legitimación que se le conoce por de pronto, a saber, la descentralización cultural); luego, ir más allá de este mecanismo, ojalá dentro del mismo proyecto, intencionar y seleccionar escritores…… 2) Antología de “diarios de vida”. Obviamente nos incluiríamos a nosotros mismos y a otros amigos o conocidos que escriban. Un muestrario de una semana por cabeza. La viabilidad iría por el lado de presentar la antología estratificadamente. Capitulo 1: Trabajadores. 2: Estudiantes. 3: Vagabundos. También podría categorizarse por edades. Estas y otras categorías funcionan como legitimaciones por sí mismas. Plus: si no es encuentra mucha gente con la costumbre de llevar un diario se le incentiva a ello (y esto también serviría como necesidad del proyecto: que la gente escriba) (pedirle a vagabundos ejemplares que escriban sus días por una semana. El anticristo por ejemplo)

*
“Casi ya nadie osa hoy decir “te amo.” Tiene que ser: “como un poeta lo habría dicho, te amo”, o cualquier otro tipo de distancia. Pero, ¿cuál es el problema aquí? El problema es que… por qué este miedo? Porque, afirmo, cuándo los antiguos decían directamente “te amo”, ellos querían dar a entender exactamente lo mismo. Toda esta distancia estaba incluida. Así es que nosotros hoy tenemos miedo de que, si dijéramos directamente “te amo”, eso pudiera significar demasiado. Nosotros creemos en eso.” (Zizek)

*
“El gran dolor del hombre, que comienza ya en la infancia y que prosigue hasta su muerte, lo constituye el hecho de que mirar y comer son dos operaciones diferentes. La beatitud eterna es un estado en el que mirar es comer.” (Simone Weil)

*
Good times are coming
I hert it everywhere i go
Good times are coming
But they´re sure coming slow.
(Neil Young)

*
Todos los libros y películas que no he visto y que quiero ver son el soporte del futuro. Y lo que se hablará a partir de ello y la gente con la que estaré en esos momentos y lo que comeré y beberé en esos momentos y los post-it y destacadores que gastaré subrayando y las ocurrencias y experiencias que tengan lugar a partir de esas lecturas también forman parte de esa malla que lo vuelve todo más soportable debajo de la cuerda tensada hacia el futuro. Hasta dan ganas de hacer equilibrio.

*
En el fondo no quiero nada, sólo quiero simpleza, sensaciones contundentes, actuar llevado por algo que no sea yo pero que para la conformidad de los otros parezca que soy yo.

*
“Vaciar el deseo, la finalidad, de todo contenido, desear en vacío, desear sin anhelo” (SW)

*
Día decente. Toda la tarde leyendo donde C. No sé porqué siente más derecho a interrumpir mi lectura. Le interrumpo la suya de pesado no más. En un mes más me cambio con ella y su hermana. Intuyo una buena convivencia. Por la noche con F especulamos salidas pero no pasa nada y terminamos dando vueltas por el horrible bellavista, mendigando jazz desde las ventanas. Al final compramos un pack de cervezas y vemos la que, hasta el momento, es la mejor película de Godard que he visto: Éloge de l´Amour.

*
“De pronto, me fue indiferente no ser moderno” (Roland Barthes)

*
Protestas, marchas, ¿Qué nos falta para ir más allá del extático ofrecimiento del cuerpo como campo de batalla o significante provisoriamente subversivo? ¿Cómo contemplar el péndulo acción-reacción y destruirlo sin conservar este miserable estado del mundo?… Pensar nuevas violencias, no caer en la vanguardia ni en la mera voluptuosidad del encapuchado. La voluptuosidad del encapuchado y su aura romántico-guerrera, guácatela.

*
Etapas del trotar. 45 minutos hasta Lyon ida y vuelta por ciclovías. F en bici. Como cuando los perros corren junto a su amo. A los 10 minutos un poco de gases. Muchos tallarines con atún al almuerzo. Suben de a poco. Entonces sistematizar más aún la respiración. A los 20 el mareo. Un calor que sube hasta la cara. Anuncio de un desvanecimiento. Alentar el trote. Superado el mareo viene un continuo en que uno se siente Forrest Gump y piensa que podría correr para siempre. Paramos en las máquinas de Pocuro. Abdominales y pectorales, para qué más. De vuelta como a los 35 la puntada de la muerte en dos sectores. No hay que detenerse. Exagerar la respiración y se va sola. A los 40 el cemento pasa la cuenta y duelen las piernas. En los últimos cinco minutos ya ni se piensa.

*
“Por paradójico que parezca, hay un camino a recorrer y hay que recorrerlo, pero no hay viajero. Hay actos, pero no hay actor.” (Sattipathana-Sutta, XLII, 16)

*
Recién en la sobremesa mi mamá nos acaba de contar a mí y a mi hermano que más o menos en los 70 cuando el golpe ella iba saliendo del colegio y se topó con una marcha y como eran hijas de militar les dio miedo porque el supuesto plan z y todo eso entonces hicieron como que marchaban con ellos cuando de pronto aparecen los milicos pero no se concentran en los verdaderos marchantes sino en mi mamá que no entiende qué pasa y tate, se da cuenta que de su paraguas, del cacho del paragua, le cuelga un fusil, un fusil de milico que pasó a llevar sin querer y se le quedo ahí colgado.

*
“No podrías haber nacido en otra época mejor que ésta, en la que todo se ha perdido.” (Simone Weil)

*
Cuatro días tratando de hacer la reposición del pase. Se le rompió una esquinita y claro, uno creía que sólo importaba el código de barra, pero nó, es un organismo completo. Camino a todas partes. Ida y vuelta al arcis. Ida y vuelta a dónde sea. Por las calles que se puede leo caminando. Tokyo ya no nos quiere de Ray Loriga. Basta con echar una mirada a la vereda cada veinte metros para evitar hoyos o cacas. Mañana es el cuarto (y espero último) día y considero que la culpa no es mía. El primer día fui a la dirección que decía la página de la junaeb y nó, había que ir a una de las tres direcciones que ellos allí dan en un papelito. Eso perfectamente podría ir en la página. El segundo día llegué y sólo estaban entregando pases. También podrían poner esa información en alguna parte para no pegarse el pique. Tercer día, llego a las 15:30 y ya han entregado todos los números. Pero cierran a las 16:00. Cuando ya me voy yendo pienso que debería haber insistido en ese punto: deberían entregarle números a todos los que llegan antes de las 16:00. En conclusión: sensación de que algo raro podría pasar mañana, algo que me impide hacer el trámite de mierda.

*
Me compré los cuadernos de Simone Weil. Lo palpo, lo huelo, lo abro al azar, lo hojeo como espiando al futuro, lo echo con cuidado a la mochila. Siento que tengo comida de verdad para un año.

Read Full Post »