Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 28 septiembre 2009

Una de Hersog, una de Korine, una siesta por día, el celular no suena sino cuando debe, el citófono lo mismo, o casi, porque en la noche lo descolgamos o bien interpelamos o simplemente espiamos vía audio a los confusos ebrios que no consiguen entrar o salir del edificio, casa, lo que sea. Por ejemplo si desde abajo dicen: “las niñas, vinimos a buscar niñas”, el Julio les dice: “tendrás que volver a masturbarte sólo en casa no más agueonao”, y cosas por el estilo. Esto que a veces es un barrio también se vuelve una compleja jaula en la que es mejor no tener nada que ver con nadie. A veces saludo a las bonitas vecinas cuando me las cruzo en la escalera, pero no dicen nada. Que se jodan. Al Julio tampoco lo saludan nunca. Creo que el otro día le cerraron la puerta en la cara. Y ahora este otro gato se durmió en mis pies. Quizá lo obligué. Pero al final igual quiso. Un sábado por la noche cualquiera. Una falta de alboroto absoluta. Como si la habitación entera se hubiese vuelto un gato que descansa. Feli venia a un resumen de días pero se puso a llover. Un pájaro feo quiere comerse unos pingüinitos en TVN. Pero no tienen cara de preocupados ni nada. Se arrancan con la misma cara que hacen caca o aman. Debería uno volverse pingüino o algo. Debería llamarme un número equivocado.

Anuncios

Read Full Post »

:l

Me quedo en el otro lado de la reja. Estiro la mano para despedirme. Ya lo sé. O sea mejor que antes.

Read Full Post »

Tratamos de elevar volantines, el cerro está muy peligroso así que vamos a nuestro ex colegio, al Larrain. El cuidador se acuerda de la Camila y entramos con el perro tonto y gigante que nos sigue, pero no pasa nada: aparte de no saber nada de elevar volantines, el perro molesta mucho, muerde los pies, trata de agarrar el hilo, y cuando voy a sacarlo en su cabeza de perro todo es traducido como “ahhh estos quieren jugar conmigo”, se pone pesado y me muerde, mi hermano se asusta porque el perro así levantado como oso furioso le dobla en porte. Muerde jugando pero es muy grande y cabezón, lo calmo con cariños, pero cuando me siento a su lado trata de culearme, desde lejos, porque lo empujo, se folla el aire no más, trato de zafarme pero me sigue mordiendo, camino unos diez metros con el animal agarrado de mi zapato, luego el cuidador lo echa por escandaloso. Cuando salimos (con los dos volantines hechos puré y sin haber tocado nube alguna) el perro está esperándonos, ya más calmado. Como mi hermano tiene miedo lo dejamos encerrado dentro del colegio. Al perro.

Read Full Post »

problemas con el baile

Mi hermano baila cueca. En realidad todos bailan cueca o tratan. Estoy de visita, es decir callado y expectante, dándole sorbitos a la bebida como si fuera un cigarro supongo, y mi hermano está en medio bailando cueca, le ha costado decidirse pero en el fondo quería porque en el colegio algo le enseñaron. Me veo a mi mismo haciendo el ridículo ahí. Mis problemas con el baile son la síntesis de todos mis otros problemas. Se reirían por cortesía, porque de hacer el ridículo, me gusta hacerlo completamente, así que me dedico a comer lentamente. Es raro que los tíos todavía no me hayan presionado con su humor de tío para que baile, de algún modo mi hermano me ha hecho zafar. “Pero qué personalidad tiene este niño”, dice la mama de C. “¿Sólo tiene 9 años?, oh!”.

Read Full Post »

patria patio

Después de comer nos tiramos en el pasto. Mi mamá grita porque sí, porque el campo. Después le sigue mi abuela, un poco más temerosa, tanto que el gato que pasa por su lado sólo la mira. El pasto está húmedo pero hace sol en Tutuquén. Sirve la amplitud del cielo visto en vertical. Juegan a bailar cueca. Eso es bueno. Al final importa eso que se hace juntos no más, y no la comparación con el resto de fiestas latinoamericanas.
Somos menos que de costumbre, pero da lo mismo. Los perros se pasean nerviosos afuera esperando sus sobras. Hago la sobremesa o sea el sobrepasto con Teillier y le cito a mi abuela:

De nuevo sólo se escucha
el crepitar inextinguible de la lluvia
que cae y cae sin saber por qué
parecida a la anciana solitaria que sigue
tejiendo y tejiendo.

Read Full Post »

Pasa llorando una mujer, especulamos sus motivos, pero estos nos encuentran en la cuadra siguiente, en el naylon naranjo encima del cuerpo. La bici también yace muerta al lado –y si de lo que se trata es de suavizar el horror, deberían cubrirla, o por lo menos dejarla de lado, parada, es decir viva. Pero me dice que es una escena del crimen y debe permanecer todo tal cual (mal CSI, me digo)-. Había también, según Camila un gorro de Curicó Unido botado a un costado. Y para completar el cuadro, la caja de vino a unos metros, botada, diciendo yo fui y qué tanto.

Read Full Post »

sólo el filo

Un partido de fútbol termina, una serie de tv termina, las relaciones terminan, y si esto no se acabara por las noches, día a día, no sé cómo nos las arreglariamos. ¿Quién o desde dónde se cortan los días? ¿Interesa recuperar algo o pararse siquiera en alguna hipotetica altura exenta de la serie cotidiana? ¿Lo continuo y lleno y caótico.. no era acaso otra especie de día enorme?
Recuperaría sólo ese filo que cortó lo absoluto en dias.

Read Full Post »

Older Posts »