Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 25 julio 2011

Cuando estoy con usted, siento deseos de decirlo todo, todo, todo. Pierdo toda noción de las formas. Confieso que no poseo ni formas ni méritos. Se lo comunico. No me preocupan los méritos. Todo se ha detenido en mí. Y usted conoce la causa. No hay en mi mente una sola idea humana. Hace tiempo que ignoro lo que ocurre en el mundo, en Rusia o aquí. Pasé por Dresde y no recuerdo cómo es Dresde: usted sabe muy bien que absorbe mi mente. Puesto que no guardo la más mínima esperanza y a sus ojos soy una nulidad, le diré con franqueza: solamente a usted la veo: Y lo demás me tiene sin cuidado. Yo mismo no sé por qué la amo así. ¿Sabe que, acaso, no tenga nada de hermoso? Créame, yo no sé si usted es bella, ni siquiera de rostro. Tal vez su corazón no sea bondadoso, ni su alma noble. Tal vez (…) No tome a mal mi parloteo: debe comprender que, conmigo, no puede enfadarse: estoy sencillamente loco. Aunque por lo demás, puede enfadarse. No me importa. Cuando estoy en mi cuartucho me basta recordar el frufrú de su vestido, y estoy dispuesto a morderme los puños. Y, ¿por qué se enoja conmigo? ¿Por qué me declaro su esclavo? ¡Aprovéchese de mi esclavitud! ¿Sabe usted que un día la mataré? No porque haya dejado de quererla, ni por celos. Sencillamente la mataré porque, a veces, siento deseos de comérmela. Ríase.

Anuncios

Read Full Post »

junio

“Debo hacer más gimnasia. Pero con todo es igual. ¿Por qué pienso que tendré otra vida para vivir ésta en limpio? De cada libro me digo: la verdadera lectura será otra vez, una próxima, profunda y exhaustiva vez, ¿Pero dónde? ¿Y cuándo?” (Claudio Bertoni)

*
“El problema del amor le preocupaba, sobre todo porque no lo consideraba un problema.” (Truman capote)

*
Ganas de ver qué pasa si uno se prohíbe hablar de sí mismo hasta no haber dado un paso en alguna dirección.

*
Anotación al costado del prólogo de A la espera de Dios de Simone Weil: “Profesora de universidad a los 22 años, y uno… y uno.”

*
Lo concreto de nuestra infinitud: cómo nos mimetizamos con las mediaciones. Una profundidad tierna y superficial. No un yo que se extiende y encuentra su signo en las cosas a medida que avanza sino un descascararse que comprende.

*
“No me quieras porque gane, necesito que me quieras para ganar” (M Bielsa)

*
En el tren una señora me pregunta si no me molesta que mire el documental que estoy viendo le digo que igual no es tan entretenido es la sociedad del espectáculo de Debord se queda mirando un rato y cuando salen desnudos y violencia se cambia de asiento.

*
En general ¿Será posible comprender si se quiere poco por falta de atrevimiento y miedo o porque en verdad se quiere completamente ese poco?

*
Cada vez que se me olvida cómo escribir Auschwitz me siento –estúpidamente- un poco inhumano.

*
Propuesta para un mundo más feliz o más tonto: saludar a la gente como a los perros y a los perros como a la gente.

*
“No leo más que aquello de lo que tengo hambre y en el momento en que la tengo, y entonces no leo, devoro.” (Simone Weil)

*
Para comer somos comidos / desde los huesos hacia fuera / sobre la faz de la tierra seca pero obstinada / y no queda claro qué o por dónde se traga: /Toda perspectiva es paisaje que consuela. / Todo consuelo es paisaje menor. / O río que se devuelve / sin fe en el mar (de Canto de la epoquita)

*
La mayoría de las veces la tendencia al insomnio es la tendencia a un solitario heroísmo inútil.

*
“Existir no es la meta” (Swetlana Geier)

*
¡ÉPOCA CULIÁ DE LA IRONIA LO FORMAL Y LO APOLÍTICO!

*
Me siento sobre el bolso a mirar el tren. Estar viajando continuamente es como “cambiarla toda” en fútbol, de costado a costado. Descompresión. Pero de qué.

*
“Cuanto más oscuridad puedes acumular, más luz puedes ver” (x)

*
La importancia de tener siempre un lugar para llegar donde nadie te espere.

*
“No es el miedo a terminar el que me hace andar tan despacio sino el miedo a no haber empezado.” (Ray Loriga, Tokio ya no nos quiere)

Read Full Post »